En 1978, los hermanos de la familia Loriente Piqueras (Moisés, Clemente, Jesús y Emilio) deciden crear una empresa familiar con el nombre de Incarlopsa (Industrias Cárnicas Loriente Piqueras, S.A) y con el objetivo de producir y elaborar productos cárnicos porcinos de calidad.

Los cuatro hermanos, con ilusión, tesón, esfuerzo y gran dedicación supieron llevar a cabo un proyecto que hoy en día se ha convertido en una gran empresa; viendo día a día como sus esfuerzos han sido y siguen siendo recompensados.

Primeros pasos

Comenzaron con un pequeño matadero en la localidad de Tarancón (Cuenca), dónde los animales se sacrificaban y despiezaban siguiendo los rudimentarios sistemas de la época, labor muy ardua y trabajosa.

 Imagen de la producción en los primeros años de Incarlopsa

Vista aérea de las Instalaciones de Incarlopsa en la década de los 80.En los comienzos la comercialización de los productos de Incarlopsa se realizaba principalmente en los pueblos de alrededor de Tarancón, dónde poco a poco, se fueron creando una amplia cartera de clientes; lo que les permitió llegar cada vez a más y más provincias hasta colocar sus productos en todo el territorio Nacional.

Aproximadamente fue en los años 80 cuando estos cuatro hermanos vieron la recompensa a su trabajo y dedicación. En esta época, debido a la buena gestión del negocio y a todos los logros conseguidos, hacen que sea necesaria una ampliación de las instalaciones y modernización de las tecnologías; por lo que se decide la creación de un matadero frigorífico, una sala de despiece, una fábrica de embutidos y unos secaderos de jamones aplicando en todas ellas las últimas innovaciones tecnológicas del mercado (instalaciones y tecnología que día a día se van renovando y adaptando a los tiempos y demandas del mercado).

Incarlopsa en la actualidad

Hoy Incarlopsa, cuyo Consejo de Administración está constituido por miembros de la 1ª y 2ª generación de la familia Loriente, cuenta con más de 181.000 m2 de instalaciones y más de 1800 profesionales a los que se les ofrece una formación continua.

El principal objetivo de Incarlopsa es ofrecer la máxima calidad y sabor tradicionales en sus productos cárnicos con las mejores garantías y asegurando los más rigurosos controles sanitarios.

Fachada de la empresa Incarlopsa
 Esta Estrategia de Calidad Integral se basa en el crecimiento que durante estos años han hecho que se vaya ampliando progresivamente la actividad de la empresa hasta completar todo el ciclo de producción, desde la cria de los animales hasta la elaboración y garantía de los productos terminados.

Durante estos últimos años se produce un fuerte desarrollo tecnológico que hacen de Incarlopsa, hoy en día, la empresa pionera en la investigación y aplicación de sistemas de producción y control basados en las últimas tecnologías dentro de su sector.

La aplicación de estas tecnologías garantiza la perfecta trazabilidad de los productos, es decir, el control y seguimiento de cada pieza desde la granja hasta su expedición final al consumidor. Con el objeto de asegurar los máximos parámetros de sanidad, calidad y organoléptica que poseen todos los productos de Incarlopsa.

Más de 40 años mejorando continuamente los procesos, formando nuevos profesionales, desarrollando tecnologías, ampliando el portafolio de productos,… con el único objetivo de que millones de personas sigan apreciando el sabor de la calidad en su alimentación.

"Incarlopsa, calidad por naturaleza"